¡Suscríbete a nuestra newsletter y recibe nuestras ofertas, novedades y descuentos directamente en tu email!

El emprendimiento, y todo lo que tiene que ver con él, es un tema que cada vez se trata con más frecuencia en charlas, talleres, cursos y eventos a los que asisto. Sobre todo se habla del emprendimiento online y, en especial, con WordPress, que es lo que me pilla más cerca. Por ello, hoy quiero hablaros de los 7 Tips de emprendimiento online que necesitas saber. Allá vamos.

emprendimiento-online

1. Elige un buen mentor

Mi primer consejo, y el más importante, es que nunca sigas los consejos sobre emprendimiento de alguien que nunca ha emprendido.

Ahora hay algunas instituciones públicas que están fomentando este tipo de talleres y consultoría, ofrecida por… ¿funcionarios?, a esto justamente me refiero.

Nunca sigas los consejos sobre emprendimiento de alguien que nunca ha emprendido.

Por otro lado, sigue los consejos sobre emprendimiento de alguien que  sí haya emprendido y se haya equivocado, fallado, tropezado, arruinado. Muchas veces (en mi opinión, siempre) se aprende mucho más de los errores que de los triunfos.

Alguien que ya ha cometido errores, te los ahorrará a ti. Créeme, que sé de qué hablo, tengo un master cometiendo errores. 

2. Elige a tus clientes

El siguiente punto es tu relación con los clientes.

Si tu emprendimiento es online, puedes ofrecer tus productos o servicios a unas pocas personas o a muchas, y en cada caso, obviamente el importe de lo que cobres será diferente.

Si quieres ganar, por ejemplo, 3.000 euros al mes y ofreces tu tiempo (limitado) de manera personal a 10 clientes, deberás obtener al menos 300 euros de cada uno de ellos. Hasta aquí habas contadas, matemáticas puras, pero esto es algo que el 90% de los emprendedores no hace. No se paran a calcular cuánto dinero necesita obtener para que su negocio sea rentable, cuántos clientes necesita, cuánto tiempo personal y a qué precio debe invertir. ¿Tú lo sabes?

El problema reside cuando alguno de esos 10 clientes no esté dispuesto a pagar esos 300 euros y/o te quite más de una décima parte de tu tiempo. Se trata de un cliente «tóxico», que te hará quedar mal con el resto de tus clientes y que te llevará a la frustración.
 
El cliente «tóxico» tiene ciertas características como:

  • Te llama constantemente para preguntarte cosas que podría incluir en un sencillo email y, en cambio, te tiene media hora (o más) al teléfono. Y obviamente no paga ese tiempo.
  • Te pide rebajas y descuentos, pero luego quiere que el trabajo a realizar sea impecable. 
  • Paga siempre con retraso, tienes que ir detrás de él.

¿Te suena?

Pues un consejo, deja de trabajar con él (que no para él, que es lo que seguramente cree que haces)

Adiós cliente chungo.

3. No te dejes someter

La libertad es aquello por lo que vale la pena emprender.

Si eres emprendedor, eres dueño de tu tiempo, eliges cuándo, cómo y con quién trabajas, para bien y para mal, no lo olvides nunca, eres libre.

La libertad es aquello por lo que vale la pena emprender, no el dinero, créeme.

Yo este último año he dejado de trabajar con un cliente que me trataba como empleado, no como colaborador externo o freelance. Me exigía horarios, que no tomase vacaciones, me pedía muchos trabajos a bajo coste. Además, él pensaba que le debía agradecimiento eterno porque (según él creía) vivía de lo que él me encargaba.

Vaya, pues parece que no era así. Realmente me quité un gran peso de encima, ya que estar sometido a alguien así nunca vale la pena. Por mucho trabajo que te envíe. Tu libertad es lo primero.

4. Valórate

También, y esto es aún más difícil de conseguir, debes de trabajar con personas que te valoren, que te agradezcan tus esfuerzos. 

En mowomo, y desde hace muchos años, ofrecemos siempre un poco más de lo que el cliente paga. Hay clientes que lo agradecen, de muchas maneras, y siempre salen ganando. También hay otros que, por el contrario, piensan que tienen derecho a exigir más de lo que pagan.

Valora tu tiempo. Marca un precio/hora y no bajes de ahí.

Si como hemos comentado antes, quieres ganar, por ejemplo, al menos 3.000 euros al mes, y si trabajas por ejemplo 6 horas (efectivas) al día, tu precio hora debe estar en torno a los 25 o 30 euros. Si no marcas tus precios, tu precio/hora, no podrás saber nunca cuánto cobrar por cada encargo y acabarás cobrando menos que repartiendo pizzas. 

Si comienzas cobrando un precio que te permita pagar tus gastos y obtener un beneficio que te dé para vivir bien, poco a poco, trabajando tu marca, recibiendo recomendaciones y valoraciones positivas de tus clientes y «haciéndote un nombre» en tu sector, podrás subir tus precios y elegir aún mejor a tus clientes.

5. Pero reconoce también tus errores

Todos nos equivocamos y cometemos errores, pero no todos tenemos el valor de reconocerlo ante nosotros mismos y ante nuestros colaboradores y clientes. 

Si metes la pata, reconócelo y ofrece una solución o compensación.

Yo he metido la pata en muchas más ocasiones de las que me gustaría, pero he aprendido de ello, he dado la cara y he ofrecido una alternativa, solución o una compensación. No solo vale pedir disculpas, que está genial, pero si has hecho algo que ha ocasionado problemas a un cliente, concédele una compensación.

Ofrécele no cobrar por tu servicio, regálale tareas extras que no estaban contempladas en el presupuesto inicial. Ofrece un paquetes de horas gratis, alojamiento web o soporte gratuito por un periodo compensatorio (recuerda que lo mío es WordPress) y sobre todo, ofrece una solución, siempre la hay. 

Intenta subsanar el error aunque te cueste muchas más horas de trabajo de las que inicialmente te contrataron. Si no es un cliente «tóxico», valorará tu iniciativa y voluntad de enmendar y tendrás un cliente para toda la vida.

Pero tampoco caigas en «el cliente siempre tiene la razón», ya que, en ocasiones, la pata la ha metido él, ya sea porque ha tocado donde no debe, te ha pedido un desarrollo que afectaba a otras partes de su sitio que desconocías, etc. 

En este caso, informa al cliente de lo sucedido y hazle ver, con toda la mano izquierda que puedas, que no eres responsable de ello, aunque tienes la voluntad y puedes ayudarle a solucionarlo. 

Hace relativamente poco tiempo me encontré con un caso así

Un cliente nos pidió unas mejoras en su tema y le ofrecimos una solución. Él tenía contratado un SEO al que, al parecer, no le comentó nada, y esto afectaba de manera importante a la estrategia SEO del mismo. Coincidió con el último algoritmo de Google, el conocido como «medical update» y el sitio, según nos dijo, perdió un montón de visitas, lo que él achacó, exclusivamente, a este desarrollo que se nos pidió.

Claro, no vaya a ser el caso de que ese algoritmo que había tumbado a cientos de sitios similares tuviera nada que ver. Nunca lo sabremos.

Nos ofrecimos a solucionar el problema, que al parecer todo el problema lo ocasionaron unas 40 entradas, y la respuesta por parte del SEO fue maleducada, injusta y soberbia.

Ni el cliente asumió que se nos habia pedido expresamente ese desarrollo, ni el SEO atendió a posibles soluciones. Éramos los culpables de que ellos no se comunicaran

Pero tampoco se comunicaron con nosotros para ver qué había sucedido. Simplemente valoraron el caso desde su única perspectiva, cancelaron nuestro contrato y nos dejaron dinero a pagar. 

Un cliente «tóxico» menos. FIN. Aprendamos de la experiencia.

6. Emprende, pero no te olvides de vivir

En este primer supuesto, el de vender tu tiempo a cambio de dinero, debes de entender que tu tiempo es limitado y que por mucho que trabajes necesitas descansar, comer, dormir, vivir. 

Dedica todos los días un tiempo para ti. 

Márcate un horario y cúmplelo. Por ejemplo, si trabajas de 9:00 a 17:00, tienes toda la tarde para dedicarla a ti mismo, a tu familia, a plantear nuevos retos, a formarte, a hacer networking y conseguir nuevas relaciones comerciales, al deporte, a alimentarte de manera sana. Este equilibrio lo notarás a corto plazo.

Yo he trabajado hasta 18 horas al día. He trabajado toda la noche y dormido unas pocas horas. Pero eso no me llevaba a cumplir mis objetivos. Trabajar mucho no es sinónimo de trabajar bien. Tenemos la creencia de que si eres emprendedor, debes de trabajar mil horas cada día, fines de semana, no tener vacaciones, trabajar aunque estés enfermo…

Yo no sé tú, pero yo no he nacido para ser esclavo de mi trabajo. Creo en esa frase tan repetida y tan poco puesta en práctica: «trabaja para vivir, no vivas para trabajar». 

7. Organiza tu tiempo

Si sigues un horario, aunque trabajes en tu casa, debes de organizar tu tiempo para ser lo más efectivo y productivo que puedas

Puede ser un tópico, pero realmente necesitas centrar tu atención en tus tareas y no hacer mil cosas a la vez. 

Vayamos por partes, como dijo Jack «El Destripador»

Divide tus proyectos en tareas de entre 60 y 90 minutos y organízate por fases o estadios y prioridades. 

Cada día, al comenzar tu jornada, selecciona las 3 tareas más importantes (aquellas que te llevan a conseguir tus objetivos) y ponte a ello, sin distracciones, durante bloques de 60 o 90 minutos, según tu sector. 

Si terminas con esas tareas (¡enhorabuena!), selecciona otra más y sigue con ella. 

Si cada día realizas entre 3 y 4 tareas efectivas alcanzarás tu objetivo. 

Deja un tiempo en medio de esas tareas para levantarte, tomar un café o beber un poco de agua, comentar con los compañeros (en su caso) o responder mails, hacer llamadas, etc. 

Pruébalo un mes y me cuentas 😉

Si después de estos 7 Tips sobre emprendimiento online que necesitas saber te has quedado con ganas de más, tenemos la solución. Apúntate a nuestra lista y entérate antes que nadie del lanzamiento de mowomo school, donde ofreceremos cursos de distintos ámbitos y en distintos niveles. Diseño web especializado en WordPress, desarrollo frontend, desarrollo backed, marketing digital enfocado en WordPress, emprendimiento online con WordPress son algunos de los cursos que tendrás disponible. No te lo pierdas.